ILUSIÓN

Ilusión es la palabra que mejor define la temporada del equipo babybasket masculino del club.

Los objetivos principales marcados con este grupo eran: en primer lugar, que los chicos disfrutaran al máximo de su deporte preferido en cada entrenamiento; y en segundo lugar, que todos tuvieran las mismas oportunidades de jugar para seguir creciendo y formándose adecuadamente gracias a la competición.

El equipo estaba formado por niños de las diferentes escuelas del club. Los entrenamientos se realizaban en el Colegio Al-Ándalus. Todos venían siempre con una gran sonrisa y con muchas ganas de pasarlo bien. Los chicos de segundo año aportaban mucha energía y un poco más de experiencia mientras que los chicos de primer año no se echaban para atrás ni se arrugaban pese a que, para muchos de ellos, era la primera vez que competían de manera más seria.

En lo que a la competición se refiere, nos integramos en el grupo B (Sierra) junto a otros cinco equipos más. El estreno para los nuestros llegó un frío 10 de noviembre en el Pabellón de Fidiana, jugando en el primer partido con nuestros amigos de UCB y en el segundo con el equipo baby femenino de nuestro club. Los chicos lo pasaron en grande. A lo largo de las diferentes concentraciones, todos los jugadores han podido disfrutar de muchos minutos, mejorando notablemente en el juego con el transcurso de los meses y conforme se iban conociendo más entre ellos.

CORDOBASKET BABY MASCULINO TEMPORADA 2019-2020 ALSARA

En diciembre tuvimos dos fechas importantes: la 2ª concentración, esta vez en el Polideportivo de Villafranca, donde compartimos pista con Alto Guadalquivir y Ciudad de Córdoba; y tuvimos también el honor de participar en el VI Memorial Alfonso Guerrero en las Margaritas.

Arrancamos el año disfrutando del torneo navideño que organizó UCB en el Colegio Cronista Rey Díaz.  En el mismo mes de enero, teníamos la tercera concentración. Esta vez, por fin, en nuestro Colegio Al-Ándalus. Sin embargo, la lluvia hizo que a última hora tuviéramos que posponer los partidos de ese día, jugándolos a las pocas semanas. Acto seguido, tuvimos la 4ª concentración, esta vez en el Carpio.

A finales de febrero, llegó el famoso y tan esperado Babycracks. Para muchos de nuestros chicos, era la primera vez que iban a participar en un torneo con equipos de distintas ciudades de Andalucía y estaban tan expectantes como ilusionados. Empezaron un poco nerviosos, pero poco a poco los chicos fueron quitándose esa timidez de encima y lo dieron todo en el campo. Jugamos tres partidos ante tres equipazos: Náutico, Coria y Estepona.

Destacar este último partido porque creo que fue el partido más bonito de toda la temporada. Dos equipazos, muy buen ambiente en la grada y un partido muy reñido y emocionante hasta el final, en el que pudimos ver algunos destellos de calidad en ambos equipos. Además, pudieron disfrutar de un gran día de convivencia entre ellos y de alguna que otra sorpresa como conocer a nuestra mascota Yosi o al gran Alfonso Reyes.

Acabamos la temporada disputando una última concentración. Esta vez en el Pabellón Municipal de Montoro. Desde aquí, me gustaría dar las gracias a todos los equipos tanto por la buena organización en sus concentraciones como por la deportividad y los buenos valores que han estado presentes en todos y cada uno de los encuentros gracias, sobre todo, a esta gran iniciativa de la FAB como es el Valorcesto. Finalmente, el COVID-19 hizo que tuviéramos que terminar la temporada de una forma distinta a la que nos hubiera gustado (con un balón en las manos). Pese a ello, no me cabe duda de que los chicos volverán con muchas más ganas de baloncesto.

En lo deportivo, me quedo con que todos han mejorado muchísimo a lo largo del año y con la certeza de que llegarán hasta donde se propongan siempre que mantengan el esfuerzo, el compañerismo, el respeto y la educación que todos han demostrado tener con creces.

Para finalizar, me gustaría agradecer a nuestro patrocinador Alsara, por el apoyo que nos ha dado; a Juanito, Sergio y María, por los grandes ratos que hemos pasado en las concentraciones; a los padres y madres, por el apoyo constante a los chicos; y a los verdaderos protagonistas, a los pequeñajos del club, por contagiarme vuestra alegría e ILUSIÓN y por mantener siempre las ganas de ser mejores en cada entrenamiento. No tengo ninguna duda de que con el paso de los años, seguiréis regalando muchas alegrías y muchos buenos momentos al club. Os deseo toda la suerte del mundo.

Paco Castañeda.