El equipo de Jesús Lázaro, que tiene entre algodones a varios de sus hombres altos, se enfrenta al Enerdrink Udea Algeciras que todavía no conoce la derrota

El Muser Auto afronta su segundo partido en este 2019 y lo hará ante un rival de bandera: el actual líder de la clasificación del Grupo D-B de la Liga EBA, el Enerdrink Udea Algeciras, que hasta ahora no conoce la derrota y, por tanto, cuenta todos sus partidos en la competición -nada más y nada menos que 13- por victorias. Será una auténtica prueba de fuego para el equipo que dirige Jesús Lázaro, que confía en plantar cara al conjunto gaditano mañana.

 

Nuestro equipo, pese a lograr el triunfo en la primera cita deportiva del año en casa, no ha tenido una semana tranquila en lo que a entrenamientos y preocupaciones se refiere, ya que varios de los hombres del plantel se encuentran entre algodones. “Los imprevistos siguen jugando en nuestra contra y tenemos tanto a Rafa Blanco como a Tobe Okafor tocados, por lo que van a ser duda hasta el último momento. Viajarán con nosotros, pero no sabemos si llegarán para el partido hasta la misma rueda de calentamiento”, ha indicado el entrenador, Jesús Lázaro.

 

La dureza del próximo rival es incontestable, refrendada con su más que inmaculada trayectoria en lo que va de campeonato, y el combinado califal necesitará de todos sus efectivos en plenas condiciones, además de estar acertados, para intentar tener opciones de victoria. El buen trabajo del Udea Algeciras se plasma sobre la pista, donde gran parte de su éxito se cimenta en la aportación global y equilibrada de todos los jugadores de su plantilla, la cual mezcla veteranía y juventud a partes iguales y en todas las posiciones del bloque algecireño.

Esta afirmación se sustenta con datos ya que se trata de un conjunto que, en lo que llevamos de liga, roza los 100 puntos de media de valoración de sus jugadores en cada partido (99,7), estadística que lidera de forma destacada frente al siguiente clasificado en este apartado (el Benahavís Costa del Sol, con 81,3 de media) y que ve de lejos el propio Muser Auto (con un 72 de media de sus jugadores por encuentro). Lo mismo sucede con el aspecto de las asistencias, donde el Enerdrink se va hasta casi las 18 (17,6) de media y el bloque de Lázaro apenas supera la decena (11).

 

No obstante, existen apartados más parejos en esta estadística acumulada, como el de los rebotes (39 frente a casi 37) o el de los balones robados y perdidos, donde los balances son mejores en el Muser Auto que en el conjunto gaditano (10,4 recuperados y 11 perdidos frente a los 9 recuperados y 13,2 perdidos). Lo que sí está asegurado, en todo caso, el espectáculo y la anotación, ya que se trata de los dos equipos que más encestan en los partidos. De hecho, se enfrentan las dos únicas plantillas que han superado los 1.000 puntos en lo que llevamos de campeonato. El primero, Enerdrink Udea Algeciras con 1.112 puntos; contra el segundo, Muser Auto Basket con 1.013.

 

Contrarrestar todas las armas que tiene el Enerdrink Udea Algeciras será el reto de los pupilos de Lázaro, un bloque más joven y aún en fase de coordinación plena y acoplamiento global y en el que se reparten minutos los jugadores senior del club con otros provenientes de las categorías inferiores. Hay margen de mejora en el equipo cordobés, que, aunque con triunfo en la jornada anterior, no arrancó el 2019 todo lo bien que deseaba en cuanto a sensaciones y juego desplegado se refiere. “El equipo está trabajando bien a pesar del mal partido a la vuelta de vacaciones y esperamos tener un mejor despliegue técnico y táctico, empezando por más rigor y seriedad en defensa. El Udea Algeciras está intratable y muy por encima de todos los equipos; si queremos tener opciones pasa todo por tener máxima concentración en todas las facetas del juego”, ha añadido Lázaro.